Una lija se distingue por su forma y por la cantidad de grano que tiene. Mientras menor sea el número, más material retira, dicha cifra es un indicador de la cantidad de granos incluidos en una pulgada cuadrada.



De lo anterior se desprende que si hay menos, significa que son astillas de mayor tamaño y más duras al momento de estar trabajando. Por el contrario, una lija de mayor número consigue un acabado muy fino y pulido.



Colocarlas en la lijadora por lo regular es muy fácil ya que traen velcro u otro tipo de cintas con las cuales se sujetan. La duración de la lija varía según el uso, el tipo de herramienta donde se monta y la madera a tratar.



En Maquinorte de Puebla contamos con las lijadoras más innovadoras que existen actualmente para que trabajes diferentes superficies, acércate a nosotros y te ampliaremos la información.